Ukecosas

La tienda de ukeleles

Premio a la mejor reseña de noviembre de 2012

Empezamos diciembre, anunciando el ganador del premio a la mejor reseña publicada en noviembre. ¿Quién se lleva una camiseta de Ukecosas, un anillo maraca Rhythm Ring y un soporte para ukelele?

Guillermo Aragón, de Valladolid, tienes un premio, ¡felicidades!

Un pequeñín que da la talla por (Valladolid) sobre Ukelele de concierto Mahi Mahi MC-7G

Valoración: 5 / 5. Publicado el 26 de noviembre de 2012.

Cuando me decidí por este ukelele tenía dos cosas en mente: hacerle un bonito regalo a mi novia y que fuera un instrumento serio. Había probado ya varios más económicos, y todos pecaban de algo: les faltaba sonoridad. Tengo un par de guitarras acústicas y con el tiempo he aprendido a apreciar lo que supone el montar maderas sólidas. Además, tengo una fijación especial con los instrumentos con tapa de caoba. Les da un sonido especial, oscuro y cálido.

Elegí el tamaño concierto por ser intermedio, no obstante diría que es un concierto tirando a soprano, algo más pequeño. El acabado es estupendo, tan brillante que te puedes reflejar en él. Los afinadores de fricción son un reto al principio, sobre todo para alguien como yo que no estaba acostumbrado a ellos. Extremadamente sensibles, pero te acabas haciendo. La mejor noticia es lo bien equipado que venía, con cuerdas Aquila que no hacía falta reemplazar y con su funda, más que correcta. Le comenté a Choan que me gustaría electrificarlo y me aconsejó el piezo Schatten, que va directamente en el cuerpo del uke y así tener un sonido menos percusivo que con uno de boca. Además me lo instaló gratuitamente por lo que le estoy muy agradecido.

Pero vamos a lo importante, el sonido. Y esta vez, mi intuición (y los videos que me había empollado, para qué negarlo) no me fallaron. El uke suena dulce, cálido y lleno. Perfecto para acompañar la voz de una chica, que era lo que pretendía. No tiene un volumen exagerado (ni falta que hace) y si la prioridad es esa, aconsejaría un tamaño mayor o usar otra madera para la tapa, como el abeto. Pero suena bonito, muy bonito. Enchufado mantiene bastante bien el sonido acústico, aunque evidentemente la intensidad de señal es escasa y hay que pasarlo por un previo o una caja de linea si se va a tocar en grupo.

En cuanto a calidad-precio, creo que el balance es más que bueno. Un instrumento completamente sólido, que además mejorará con los años cuando la madera se vaya abriendo, y que es ideal tanto para alguien que quiera empezar con un uke de calidad (como era el caso) como para alguien que ya lo toque a cierto nivel y que quiera un buen instrumento a precio ajustado.

El servicio de Ukecosas, impecable. Yo quedé muy contento, y mi chica (que en el fondo era lo que contaba) todavía más!

Para el mes de diciembre también tenemos premio: el autor de la mejor reseña se llevará una camiseta de ukecosas, un ejemplar del libro Acordes con el ukelele y un juego de cuerdas Savarez Alliance. ¿Te animas a enviar tu reseña?